Este perro tuvo la mala suerte de meterse de lleno en un charco de alquitrán caliente y, al solidificarse, ya no podía ni moverse. Cuando un transeúnte lo vio luchando por su vida, cubierto de alquitrán e inmovilizado, llamó por ayuda y un grupo de personas se pusieron manos a la obra.

Tras tres horas de masajes con aceite vegetal consiguieron quitarle esa gruesa capa de alquitrán. Podemos decir con toda rotundidad que salvaron la vida de ese perro. Ahora podemos comprobar su increíble recuperación en el siguiente vídeo.

¿Qué habrías hecho tu de encontrarte a un perro en esas condiciones?