¿Quién dijo que un culo respingón no servía para nada?

Un portal, un tablón, una persona cabeza abajo en vertical sostenida contra el umbral y un culo respingón. Si dispones de estos elementos (si, se pueden hacer variaciones, algunas de ellas seguramente bastante más grotescas, aunque inherentemente dolorosas) puedes reproducir una escena tan dantesca como la que sigue.

madero apoyado en el trasero

Más Info | http://www.trendenciasbelleza.com

¿No te han entrado ganas de realizar tu propia escena? ¿O acaso te han entrado ganas de darle una patada al tablón? Vale, no nos digas de que te han entrado ganas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.