Cuando sientes el Death Metal correr por tus venas poco importa si los instrumentos que tienes a tu alcance son de juguete o no.