En la siguiente demostración de artes marciales parece que alguien ha elegido las maderas equivocadas (más resistentes de lo esperado).

Al final no hubo manera de romper esas maderas… y, encima, una pequeña chiquilla se llevó un buen coscorrón.