Demostración empírica de psicología inversa

Un buen ejemplo de como conseguir justo lo que se pretende haciendo que tu “rival” piense que es precisamente eso lo que desea.
En este caso el niño quiere ir en coche. El padre, más ecológico, quiere ir a pie. Tras una pequeña batalla dialectal, el padre aplica un severo correccional al niño usando técnicas de pura psicología inversa y consigue convencerlo para ir andando.

Aunque al final, como casi siempre, la madre zanja la discusión: “Vamos en el auto“. xD

One Reply to “Demostración empírica de psicología inversa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.