Desprendimiento de rocas en Taiwán

El siguiente vídeo corresponde a lo ocurrido en Taiwán el pasado 31 de agosto de 2013. Un desprendimiento de tierra hizo que una enorme piedra cayese de la montaña directamente sobre la carretera.

La fortuna quiso que uno de los coches sorprendidos por el desprendimiento quedase a apenas un metro de la pesada piedra. De hecho se puede ver como la fuerza de los cascotes empuja lo suficiente al coche como para que luego, tras evitar milagrosamente un nuevo giro de catastróficas consecuencias, la roca queda asentada justo al lado del coche blanco.

Muy mala suerte que te pille un desprendimiento así, aunque los ocupantes del coche no podrán negar que ese día volvieron a nacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.