Disfraces horripilantes (y lowcost)

El arte del disfraz (o más propiamente dicho cosplay) está muy en boga. La gente ha perdido la vergüenza (muy bien hecho) y desea encarnar esos personajes que tanto le hicieron soñar en su infancia/adolescencia/mediana edad/madurez. El problema es que en ocasiones el resultado no va mucho más allá de una serie de disfraces horripilantes… ya sea por falta de recursos (disfraces lowcost) o por indiscutible desastre estético en su conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.