Doble Fail en monopatín

Otra rampa y otro lanzado intrépido con un monopatín a su alcance que no puede aguantar la tentación de dar el salto de su vida.

Pero lo peor no es el fail en el salto… lo peor es ceder a la furia posterior a la caída y que el destino te devuelva el golpe (un ¡zas, en toda la cara¡ en toda regla).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.