Dos maravillas a las que siempre apetece hincar el diente

Bufff. Es ver esas dos maravillas y a uno se le hace la boca agua. ¿Puedes oírlo? Es como un canto de sirena… cuesta resistirse a su influjo. “Ven… ven…. ven…”

Y es que seguramente no sea lo que más te convenga, sobretodo si quieres cuidarte un poco… pero ¿qué diablos?

Dos maravillas

One Reply to “Dos maravillas a las que siempre apetece hincar el diente”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.