Que un combate acabe con dos knockouts no es demasiado habitual. Pero que uno de ellos sea el propio árbitro (y más teniendo en cuenta que las luchadoras no pasarían de los 40 kilogramos) es ciertamente extraordinario. Es lo que diríamos un doble hit combo con perfect incluido.