Estos conductores de drift, no se les ocurrió otra cosa que ir a una antigua base militar soviética para “hacer de las suyas”, así que además de posibles misiles abandonados, nos encontramos con coches que són un auténtico misil en prestaciones.