Efecto óptico: ¡Que alguien pare esas bolas!

Tranquilo, ni no has confundido la jarra de agua con la botella de vodka ni ese duende que te pide que quemes cosas es producto de tu imaginación (¡los pirómanos bajitos existen!).

Aunque veas que las “bolas” de esta imagen no paran de moverse y de cambiar de sitio… ¡eso solo pasa en tu cerebro amigo! (si lo ves estático…emmm… pueden ser varias cosas… yo no me preocuparía…).

Si desconfías puedes comprobar por ti mismo que no se trata de un GIF animado ni ninguna triquiñuela sucia y despreciable por nuestra parte. ¡Pura ciencia amigo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.