Ejemplo de publicidad engañosa: “Seguro, ¡podemos!”

Pocas veces podemos contemplar de forma tan meridiana lo que es una publicidad, sino engañosa, incierta en lo literal de su slogan como en el caso de la imagen que podemos ver a continuación.

– Oye Jim… ¿seguro que podemos pasar por debajo de ese paso elevado?
– Harry… seguro, ¡podemos!

Parece que, al menos en esta ocasión, los chicos de TNT no pudieron ser fieles a lo que prometen en los laterales de sus camiones :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.