El arte de la arruga

Llega un momento en que queda claro que se puede hacer arte con casi cualquier cosa. Una simple tela sobre una superficie, junto a unas manos bien entrenadas, es suficiente para crear unas arrugas que, una detrás de otra y en el orden correcto permiten crear unas representaciones sorprendentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.