El gatito contorsionista y la pelota

Los gatos tienen ciertas debilidades. Aunque parecen muy taimados y astutos, pueden estar horas jugando con un ovillo de lana, persiguiendo un reflejo en la pared o mirando un punto indeterminado (eso da yuyu ¿eh?).

Otras debilidades son las cajas y las bolsas. Les encanta meterse dentro de espacios reducidos y esconderse de vete tu a saber que. Y es que nuestros amigos felinos son rarunos rarunos.

Este amiguito de la leche y del ronroneo tiene a su alcance algo que se le hace absolutamente irresistible. Unas pelotas de plástico en las que se puede introducir y rodar arriba y abajo… ¡cuanto derroche de felicidad gatuna!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.