El penalti más tonto del mundo: defensa solidario

No hay nada más frustrante para un jugador de fútbol que fallar un penalti. La pena máxima de este deporte (que por eso mismo es la pena máxima) concede pocas opciones al portero de detener un disparo franco a esa distancia (11 metros desde el punto de penalti hasta el punto medio de la línea entre los postes de meta).

Pues quizá para evitar el dolor de este desafortunado revés del jugador contrario (porque aun quedan buenos samaritanos en el fútbol) el defensa de uno de los equipos de este partido de la segunda división de fútbol búlgara le echó un cable haciendo un “despeje” del balón que acabó en gol “por toda la escuadra”… aunque en propia portería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.