El peor momento para saltarse un semáforo en rojo

Puntualicemos: nunca hay que saltarse un semáforo en rojo. Bueno, seguro que podríamos sacar alguna situación (extrema) en la que podría justificarse un acto tan imprudente y sancionable como es saltarse un semáforo en rojo.

Pero si ya de por si es algo que no debería hacerse, aun menos, por puras razones pecuniarias, es cuando se tiene a un policía (en este caso un motorista) esperando tranquilamente (y justamente al lado) a que el semáforo se ponga en verde.

En fin, no se que explicaciones le daría este conductor al policía, pero mucho me temo que no se libraría fácilmente de una multa y una buena reprimenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.