Muy buen ojo tiene que tener la policía norteamericana para hacer una detención gracias al peor retrato robot de todos los tiempos.