El pequeño Darth Vader (el auténtico, no el pamplinas ese de Anakin) ya demostraba tener buen talento tocando la Marcha Imperial con su chelo.