El poder del zen ante un atraco a mano armada

El poder del zen, la meditación trascendental o simplemente el hecho de tener el sistema nervioso atrofiado, tanto da.

Cualquier otro se habría mostrado aterrorizado ante la posibilidad de recibir un disparo a bocajarro. Pero Tuker Murray, pues así se llama el muchacho, simplemente mantuvo la calma, actuó con tranquilidad y, aunque el ladrón se fue con su botín, dejó constancia de su frío autocontrol ante un atraco a mano armada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.