El triunfo del amor entre máquinas y personas [Humor]

A este pobre muchacho su novia le puso un ultimátum. ¡O la moto o yo!, le dijo la muy arpía.

Bien. Estamos de acuerdo en que es feo que te hagan elegir entre dos amores, sobretodo si entiendes que son perfectamente compatibles.

Es por eso que, ante la falta de sensibilidad de su “novia humana“, el chico no tuvo más remedio que quedarse con la que NUNCA JAMAS le pondría en tan incomoda situación.

Si fiel motocicleta.

Que bonito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.