Ser un elefantito tiene sus ventajas. Una de ellas es desprender un encanto irresistible para las turistas sexys.