No se puede negar que la señora del carrito lo intentó. De hecho, de ella solo podemos decir que hace gala de la virtud de la persistencia… aunque al final optó por una solución más sencilla xD