Imposible no emocionarse con este momento tan especial. Un padre con cuatro hijos consigue, por primera vez, no escuchar nada (al menos por unos instantes).

De lagrimilla ¿eh? xD