El resultado de este epic fail atracando un crucero en el muelle de San Diego se saldó con siete personas heridas (tres de ellas hospitalizadas) y daños significativos tanto en la proa de la embarcación (el crucero Adventure Hornblower, de 150 pies de largo, es decir, unos 46 metros) como en el muelle de San Diego.