Un voluntario que ayudaba a combatir uno de los incendios forestales en Portezuelo, en Biobío, Chile, protagonizó uno de los epic fails más sonados del momento.

Y es que a pesar de su empeño, el candado de una reja se resistía a ser roto para dejar paso a los efectivos de los bomberos. Pero la solución era bastante más sencilla de lo que parecía a primera vista.