En los conciertos es habitual que, en pleno subidón, algún que otro exaltado se encarame al escenario para compartir su emoción con el grupo musical y el resto de los asistentes. No lo que es tan normal es que suban dos docenas de personas… más que nada para evitar un escenario fail (léase que el suelo del escenario ceda y acabe todo el mundo cayendo de forma brutal).

Esto mismo sucedió en el Westfield High School (en el condado de Hamilton, Indiana) durante la representación de un musical basado en “American Pie“.

La cosa acabó con varios heridos, aunque, por las imágenes que podemos ver, podría haber sido bastante peor.