Ni la geografía ni las puertas pueden pararte cuando llega ese momento que te vienes arriba y lanzas puñetazos a diestro y siniestro.