Parece que esas extrañas personas que viven cabeza abajo en el otro lado del mundo, llamadas australianos, son un poco más brutas que el resto de sus semejantes.

Veamos sino como se divierten con una pista deslizante de agua con algo ayuda a motor para alcanzar velocidades nada desdeñables.