Hay gente a la que solo falta ponerle un cartel de aviso (o de prohibición) para que su espíritu rebelde (y una buena dosis de desobediencia compulsiva) les obligue a hacer justo lo que se les dice que no hagan.

espíritu rebelde