Estacionamiento en batería [Fail] «¿Y ahora cómo entro?»

Hay gente que no tiene ningún tipo de miramiento al aparcar sus vehículos en batería. No parece importarles la distancia que dejan entre su puerta derecha y la puerta del conductor del coche que tienen al lado… causando problemas como el que podemos ver en el siguiente documento. Y lo que ya es rizar el rizo es que te aparquen al lado un automóvil con el volante a la derecha, entonces ya es el recopetín.

Al señor de la bolsa se la han jugado de mala manera. Por si el poco espacio que le han dejado para que abra la puerta y acceda a su coche no fuera suficiente, hay que añadirle que el hombre es lo que diríamos bastante “ancho de huesos”, corpulento, por lo que el problema adquiere dimensiones catastróficas.

Por suerte la cámara de otro coche estacionado en frente registró todas y cada una de las soluciones que este desesperado individuo decidió ir tomando (por si mismo en algunas ocasiones, con ayuda suplementarias en otras) para solventar la situación: desde hacer saltar las alarmas de los coches que lo han aprisionado hasta acabar empujando por detrás su propio vehículo para desencajonarlo y poder abrir suficientemente la puerta como para meter su voluminoso cuerpo…

Al final sucede eso de “dos se peleaban y el tercero recibió”. El coche con la cámara acaba recibiendo un golpe “de forma accidental”, pero “a grandes males, grandes soluciones”. Una pequeña mirada a banda y banda… Nadie parece haber visto nada… ¡Y a darse el piro!

(¡Gracies Jordi!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.