Faceplant con patinete

Es como si no pudiéramos resistirnos. Solo hace falta que veamos una rampa para que algo en nuestro interior nos obligue a ir a por un vehículo sobre ruedas (monopatín, bicicleta, girociclo, patinete…) para “hacer el salto del siglo”.

El problema es que ya sabemos lo que pasa cuando una cámara de vídeo está de por medio ¿no? Patacazo asegurado.

En este caso el post está patrocinado por el gremio de cirujanos especializados en reconstrucciones nasales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.