Este aficionado del CD Alcoyano parece que ha encontrado la forma más efectiva para distraer el jugador que está a punto de pirar un penalti en contra de su equipo.

La cosa va de encaramarse a un sitio bien visible justo detrás de la portería y hacer lo que llamamos popularmente un calvo.