Hay situaciones en que no quieres hacer demasiado públicas “las gestiones” que haces en tu ordenador, tablet o smartphone.

Uno de esos momentos bien puede ser cuando viajas en transporte público (donde, no lo neguemos,casi todo el mundo se aburre y husmea en la pantalla de los demás).

Pues bien, una solución clásica es inclinar la pantalla y ponerse contra uno de los extremos del habitáculo. Si, puede parecer un método infalible, pero con la siguiente imagen vamos a demostrar que se trata simplemente de una falsa sensación de privacidad (sobretodo de noche o al pasar por un túnel).

Y es que hay que tener en cuenta al… ¡reflejo traidor!

Ahora todo el mundo puede saber que este señor pretende importar semillas de sésamo del sudeste asiático xD

sensación de privacidad