Vale vale, ya estamos a mediados de enero, así que ya puedes ir dejándote de utópicos buenos propósitos (piensa en lo que puedes llegar a ahorrar borrándote ahora del gimnasio en lugar de esperar los 8 o 9 meses de rigor) y empezar a enfrentarte a la cruda realidad.

Ah, y puedes poner fin a esa falsa dieta post-navidades que bien sabes que no va a funcionar en absoluto y que solo te va a poner de mala leche (y lo saaaaabes) xD

Como diría el bueno de Mariano Rajoy: Fin de la dieta.

fin de la dieta