Ir al karaoke y tener que grabarse en vídeo en plan selfie es el paradigma de lo que conocemos como el “forever alone versión selfie“.

forever alone selfie