Formando “triunfadores”…

Al prinicipio la paradoja parece aceptable y uno espera un final justiciero, pero el final me ha sorprendido, la culpa siempre es del pobre por ser pobre, sinó, que no hubiese nacido pobre…

¿Y del niño pijo qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.