Gatito enloquecido contra su reflejo en un espejo

Este gatito no ha acabo de comprender demasiado bien el simple funcionamiento de un espejo. No parece poder concebir que otra criatura puede imitar tan a la perfección todos y cada uno de sus acrobáticos movimientos.

Y no es que se lo ponga fácil a su reflejo ¿eh? Que si adelante, que si atrás, que si un rápido zarpazo, que si hacer el moonwalker por aquí, que si camino de puntillas por allá… ¡y nada! ¡el tío lo imita a la perfección! ¿Qué tipo de extraño sortilegio es este?

Bien, para todo hay una primera vez, y ahora puede que este gatito ya haya comprendido los secretos que esconde la reflexión (cambio de dirección de una onda) que sucede en la superficie de un espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.