Gato-ardilla comiendo con palillos

Puede que se trate de uno de los pocos gatos-ardilla que quedan en el mundo (lo expertos afirman que desaparecieron más o menos al mismo tiempo que los Unicornios).

Ah, y lo de comer con palillos es un titular trampa. Es evidente que este gato-ardilla (por el simple hecho de no disponer de dedos) no sostiene el mismo los palillos para comer… No, en realidad lo hace el humano que tiene bajo control hipnótico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.