A este gato le han montado una confortable camita acoplada a una Roomba. Y lejos de asustarse por el traqueteo, parece gustarle bastante esto de poder descansar mientras la máquina le pasea por toda la casa.

Para evitar confusiones o accidentes la Roomba lleva un cartel bien visible donde alerta de: “Cat in car“. ¿Habrá que cederle el paso? xD