Gato usando la cama del perro (en su cara)

Los gatos suelen ser bastante descarados, con una tendencia irrefrenable a adueñarse de todo lo que encuentran en la casa. Eso puede incluir, evidentemente, el cojín en la que, teóricamente, debería dormir el perro.

Que enorme paciencia la de este pobre golden retriever. Allí, tirado sobre el suelo y teniendo que ver su cómoda cama usada por otro (¡nada menos que un gato!).

Y a todo esto su usurpador felino le dedica, en su propia cara, un estiramiento que, aparte de producir pereza solo de verlo, parece tener bastante de burla gatuna.

Compártelo con tus amigos si te solidarizas con el pobre perrito xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.