A este gato le pesan los puños. Y sino que se lo pregunten al pobre tigre de peluche que se llevó la paliza de su vida.