Este joven irlandés ya ha aprendido la lección. Si vas a hacer puenting (y vas a estar colgado boca abajo), no lleves tu iPhone en el bolsillo del pantalón. Si aun no sabes el porqué, mira el siguiente vídeo.

Una curiosa manera de pasar de la euforia del salto a la terrible certeza de que la cosa te ha salido mucho más cara de lo que esperabas xD