Este estudiante va a tardar en olvidar la última lección que ofreció su profesor de física. La verdad es que no sabemos que principio de la física pretendía ilustrar el profesor, tan solo que la demostración consistía en golpear un tocho puesto encima del abdomen del susodicho estudiante con un hacha.

Al final, como no podía ser de otra manera, lo que pudo ir mal, fue mal. El muchacho, por puro instinto de supervivencia, desplazó unos centímetros la base del tocho, cosa que hizo que el arco recorrido por la cabeza de la hacha siguiera su camino y acabara en lo que podríamos denominar perfectamente como un “hachazo en las pelotas“.

Una dolorosa lección en nombre de la ciencia.

Hachazo en las pelotas