Has sido envenenado“. El típico mensaje en el fondo de una taza que a nadie le gustaría leer.

has sido envenenado