Puede que sea la modalidad más bestia de hula hoop que nadie se haya ni tan siquiera planteado alguna vez. Solo se necesita una pesada rueda de tractor y ponerle muchas ganas (y cruzar los dedos para no dejar el espinazo en el intento).