Puede que solo tuviese las baterías descargadas… pero una vez activo pudimos comprobar que el robot albergaba oscuras intenciones. Por suerte un buen chorro de agua volvió a inutilizar al iracundo autómata.

Una demostración más de las bondades del stop-motion.