En un intento de robo a punta de pistola lo más recomendable es no jugársela y dejar que el ladrón se haga con la recaudación del día. Pero no todo el mundo está dispuesto a que los malos se salgan con la suya, y ni tan siquiera un arma de fuego les disuade de enfrentarse con ellos.