Todos podemos encontrar un maestro en quien menos podríamos esperar. Incluso una leyenda vida de las artes marciales como Jackie Chan puede aprender técnicas Shaolin de un niño.