No tenemos muy claro que diablos hace esta mujer para acabar con un surtidor de fuego entre las manos, pero queda demostrado que jugar con fuego en una gasolinera no es demasiado recomendable… ¡ni tan siquiera en Rusia!

¡Compártelo con todos tus amigos para que a nadie se le ocurra una cosa así!